jueves, 10 de marzo de 2016

El futuro

Había  unas vez un niño de 12 años que se llamaba  Dylan. Él  estaba en su casa haciendo el trabajo de matemáticas cuando vino su hermana de 7 años que se llamaba Erika. Y fue a ver el trabajo de su hermano. Entonces se tropieza y le rompe el trabajo de su hermano, su hermano se cabrea con ella.

Llega la noche cuando él mientras piensa en hacer una máquina del tiempo para dejar a su hermana en el futuro y que no volviera a su vida.Ya de día su madre les dice a su hermana y a él:
- Chicos,  no quiero que volváis tarde del colegio.

La profesora de matemáticas le dice a Dylan
- ¿Por qué no has traído los deberes de mates?
Él con miedo le dice :
-Es que mi hermana me ha roto el trabajo de mates.
La profesora le dice :
- Pues que sepas que estás castigado en el recreo, no puedes echar la culpa a tu hermana.

Para él era la primera vez  que le castigaban.
Cuando llegó a casa le dijo a su hermana que le habían castigado por su culpa.
Su hermana se puso a llorar en su habitación encerrada.

Mientras, él intentaba hacer la máquina del tiempo para dejar a su hermana en el futuro.
Al siguiente día él ya había terminado la máquina.

Era domingo. Él decía que ese día era el mejor de todo porque ya no iba estar su hermana en su vida.

Él estaba planeando como decirle a su hermana que fuera con él a su habitación .

Ya lo tenía pensado, era diciéndole que si quería jugar con él a beber té.
Ella le dijo :
-¡Sí!
Él estaba esperando ese momento.

Le dijo a su hermana:
- Entra en esta mini máquina
Ella le contesto:
- Es muy pequeño no se si entraremos.
Él le dijo:
- Tú tranquila .

Él le dio a todos lo botones y de repente se puso todo negro.

Llegaron al año en el que nació Erika .

Él entendió que tampoco era para ponerse a llevar a su hermana al futuro y decidió volver atrás pero le dio a los botones y no iban y estaba nervioso.
Su hermana le dijo:
- ¿Qué te pasa, hermano?
- Nada hermana .
-Tranquilo hermano, me lo puedes decir.
Él le contó todo lo que iba hacer con ella.
Ella  le dijo:
-  Tampoco es para hacer eso, me podías  decírmelo y arreglarlo.
Ella le dijo:
- Te voy ayudar a arreglar la máquina.
Y los dos junto la arreglaron .

Cuando llegaron a casa  le dijo la profesora que podía volver hacer el trabajo de nuevo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario